jueves, 28 de noviembre de 2013

Un nudo en la garganta

¿Cuántas veces te has atragantado comiendo o bebiendo, y los de alrededor han empezado a darte palmadas en la espalda? ¿Has visto alguna vez a una persona asfixiarse con un trozo de comida? Estas situaciones son muy frecuentes, saber actuar correctamente puede ser la diferencia entre que un mal trago termine pasando, o suponga un error catastrófico.

La Maniobra de Heimlich, también llama Compresión Abdominal, es una técnica de emergencia para prevenir la asfixia cuando se bloquean las vías respiratorias de una persona con un trozo de alimento o un objeto. Es una técnica muy efectiva, que puede salvar una vida, si se sabe utilizar de forma correcta. Esta maniobra puede realizarse tanto en adultos como en niños, aunque en menores de un año hay opiniones controvertidas al respecto. Lo analizaremos más adelante.

Actualmente, Cruz Roja y otros organismos internacionales, consideran que esta maniobra se debe aplicar junto con cinco golpes en la espalda (más concretamente entre las escápulas), para lograr así una mayor efectividad.

Cómo actuar ante un atragantamiento. Las secuencias de actuación ante un atragantamiento están altamente protocolizadas. En primer lugar, debemos evaluar si se trata de una obstrucción parcial o completa:

  • En caso de obstrucción parcial (emite sonidos), si la persona está tosiendo, no debemos interferir. Las toses son un mecanismo de defensa que ayudan al organismo a expulsar el objeto extraño. Lo mejor es animarle a seguir tosiendo. También se puede intentar extraer con cuidado, el objeto causante del atragantamiento utilizando los dedos índice y pulgar. Nunca, bajo ninguna circunstancia, debemos dar golpes en la espalda ante una obstrucción parcial. Podemos provocar que el objeto se introduzca más a fondo y originar un grave problema. 
  • En caso de obstrucción total (no emite sonido alguno), y si la víctima está consciente, iniciaremos la maniobra de Heimlich. Os explicamos cómo hacer esta maniobra paso a paso:
    • Colocarse de pie detrás de la víctima.
    • Poner los brazos alrededor de la cintura. La mano derecha cerrada en un puño con el pulgar hacia dentro a la altura de la boca del estómago, donde se unen las costillas. La mano izquierda cubriendo la mano derecha.
    • Comprimir el abdomen bruscamente hacia arriba con ambas manos.
    • Suspender la compresión.
    • Repetir la maniobra tantas veces sea necesario hasta que la víctima expulse el cuerpo extraño de su garganta.
    • En caso de pérdida de conciencia, llamar inmediatamente a los servicios de urgencia.
      desdeelfondodeunespiritulibre.blogspot.com 
Ésta es la pauta a seguir frente a un atragantamiento en un adulto. Pero, ¿qué ocurre si el paciente tiene alguna consideración especial? A continuación vamos a desarrollar la maniobra en función del tipo de paciente:

  1. Maniobra de Heimlich aplicada a niños y bebés: en caso de obstrucción en niños y bebés, la técnica no difiere mucho de la de los adultos. Únicamente hay que tener en cuenta una serie de consideraciones:
    1. Bebés: en primeros auxilios, hablamos de bebés a los infantes que se pueden cargar en una sola mano y manipular con relativa facilidad. La maniobra se realizará estando sentados. Se coloca al pequeño, sujetándolo por el pecho, bocabajo hacia nuestro frente con una sola mano sobre el largo del antebrazo. Con la mano libre, con el talón de la palma daremos cinco golpes fuertes (en proporción al desarrollo del niño), y rápidos en la espalda. A continuación se le da la vuelta y se extrae el objeto extraño con el dedo en forma de gancho. 
      atendiendonecesidades.blogspot.com
    2. Niños: se considera niños a aquellos que no se pueden manejar con una sola mano y que se sostienen de pie por sí mismos. La maniobra es idéntica a la de los adultos, con la única diferencia que la persona encargada de llevarla a cabo, deberá estar sentada con el fin de adecuarse a la altura del niño.
      enfermeraenpediatria.blogspot.com 
  2. Maniobra de Heimlich en mujeres embarazadas: en caso de embarazadas (o personas obesas), no se debe realizar la compresión abdominal por el riesgo de provocar lesiones al feto. Se debe envolver a la víctima con los brazos ubicados debajo de las axilas. Se aplicarán compresiones de pecho contra el esternón de la mujer. Las compresiones deben ser firmes y realizarse hacia dentro y hacia bajo.
    dc231.4shared.com
  3. Maniobra de Heimlich a uno mismo: en caso de ahogamiento y no disponer de ayuda, uno mismo se puede aplicar esta maniobra. Para ello se debe empuñar la mano y colocar el pulgar debajo de la parrilla costal y por encima del ombligo. Con la otra mano se sujeta el puño y se presiona en el área con un movimiento rápido y hacia arriba. También se puede hacer apoyándose en el borde una mesa o una silla, empujando rápidamente la parte superior del vientre contra el borde.
    www.nlm.nih.gov
Una situación de emergencia nos puede pasar en cualquier momento. Disponer de la información adecuada es esencial para que la situación se resuelva con total éxito para la víctima. Pero no debemos olvidar que no somos súper héroes y que los servicios de emergencia son los más cualificados para actuar ante este tipo de situaciones. Siempre, y en todo momento, debemos contar con su ayuda.

Para terminar, os dejo un enlace donde se explica gráficamente lo relatado en este post: