lunes, 18 de noviembre de 2013

¡¡Alta tensión!!

     Recientemente salió una noticia en el Diario El Mundo, que me hizo saltar las alarmas. En ella se explicaba que la toma de tensión en la muñeca era menos fiable que en el brazo. Es decir, que debíamos tener cuidado a la hora de medir la tensión con un tensiómetro de muñeca. El titular era bien claro, "No se tome la tensión en la muñeca". Un titular de lo más categórico y rotundo. Siempre que leo un titular con esta rotundidad, las alarmas se me disparan. ¿Y por qué?, os preguntaréis. Pues porque conozco al ser humano y sólo nos quedamos con aquello que queremos ver. Al leer este titular, mucha gente se va a alarmar y va a tirar a la basura sus aparatos de medida (siempre y cuando sean de muñeca, el resto son totalmente fiables... En fin). No tenemos (no queremos tenerlo) tiempo para leer con detenimiento las noticias y nos dejamos llevar por los titulares sensacionalistas. Sentamos cátedra con aquello que creemos a pies juntillas. Así que, como no quiero dejarme llevar por el alarmismo ni decir a mi suegro, que tiene un aparato de tensión de muñeca, que lo tire por la ventana, me he decidido a investigar un poco y sentar cátedra con un poco más de argumento.

La Presión Arterial es la fuerza aplicada a las paredes de las arterias al paso de la sangre bombeada por el corazón al resto del organismo. La Hipertensión Arterial es la elevación persistente de la presión arterial por encima de los valores establecidos como normales por consenso (140 mm Hg para la sistólica y 90 mm Hg para la diastólica).
Imagen Club del Hipertenso
La hipertensión arterial está relacionada con un incremento del riesgo cardiovascular (infarto, angina o insuficiencia cardiaca), insuficiencia renal y de sufrir un accidente cerebrovascular. Su mayor peligro reside en que puede ser una enfermedad silenciosa, sin apenas síntomas aparentes. Es por ello por lo que una persona en riesgo de ser hipertenso debe controlarse de forma periódica su presión arterial.

Si un paciente quiere controlarse su presión arterial, tiene varias opciones. Puede acudir a su centro de salud de atención primaria para que se la controlen de forma periódica. Puede ir a la oficina de farmacia para que el personal sanitario allí presente se la tome de manera regular. O puede controlársela él mismo, en su casa, si posee un aparato de medida adecuado para ello.
www.diarioimagen.net 

¿Cómo debemos llevar a cabo esta medida? Siguiendo las directrices elaboradas por el Grupo de Hipertensión Arterial y Riesgo Vascular de SEFAC, las condiciones ideales para medir la tensión arterial son:
  • Elegir un ambiente tranquilo y confortable.
  • Guardar reposo durante 5 minutos antes de la medida.
  • No se debe haber fumado, tomado café, té o alcohol, o hecho ejercicio 30 minutos antes de la medición. Tampoco es conveniente tomarla después de haber comido.
  • Es preferible haber vaciado la vejiga antes de comenzar la medición.
  • No debe tener prendas de ropa que, al enrollarlas, puedan comprimir la circulación.
  • Hay que estar correctamente sentado (espalda apoyada en el respaldo de la silla), con el brazo apoyado sobre una mesa y los pies en el suelo, sin cruzar.
  • Colocar el manguito a la altura del corazón (2 cm por encima del codo), ajustarlo sin holgura y sin que comprima. Esta recomendación es extensible a los dispositivos de muñeca.
  • No hablar y permanecer relajado durante la medición.
    sdesalud.es
Si la medida se realiza en la farmacia, es aconsejable realizar dos medidas separadas entre sí 1-2 minutos. Si la diferencia entre la primera y la segunda es mayor a 5 mm Hg, se deberán realizar dos medidas más. El valor resultante será el promedio de todas las medidas.

Si la medida se realiza en el domicilio del paciente, se recomienda tomar la presión arterial por la mañana (entre las 6 y las 9 de la mañana), y por la tarde (entre las 18 y 21 horas). En cada sesión se realizarán tres medidas, separadas entre sí por 1 o 2 minutos. Se sacará el valor promedio de las tres mediciones. 

Ahora que ya sabemos cuál es el mejor ambiente para realizar la medición, la siguiente pregunta sería "¿Qué aparato tenemos que usar?". Siguiendo las recomendaciones del grupo de HTA de SEFAC, nuestra respuesta será:
  • Utilizar preferiblemente dispositivos de brazo, automáticos o semiautomáticos, clínicamente validados y calibrados en el último año. Utilizar dispositivos de muñeca sólo cuando la medida en el brazo no sea posible o muy difícil. No se recomienda emplear dispositivos de dedo. En pacientes con arritmias se han de utilizar dispositivos auscultatorios
  • Comprobar la validación clínica de los dispositivos en circunstancias especiales: pacientes obesos, pacientes con arritmias, ancianos, niños y mujeres embarazadas. 
  • Consultar en la página web de SEH-LELHA el listado de dispositivos clínicamente validados y recomendados en la práctica clínica.
  • Seleccionar el tamaño de manguito más adecuado para el paciente: grande (perímetro del brazo entre 32 y 42 cm), mediano (entre 23 y 41 cm) y pequeño (entre 17 y 22 cm). 
Una vez visto este pequeño resumen, queda claro que el titular de la noticia, no sólo es alarmante, sino que se separa un poco de la realidad. Los aparatos para medir la tensión deben estar validados clínicamente, tanto los de brazo como los de muñeca. Se deben calibrar con periodicidad. A la hora de recomendar un aparato para medir la tensión arterial, nuestra primera opción siempre va a ser un aparato de brazo. Pero, según en qué casos y con qué tipo de pacientes nos encontremos, los aparatos de muñeca pueden ser los más óptimos.

Dicho esto, no nos dejemos llevar por un titular, leamos las noticias con cautela, seamos críticos ante las informaciones, pidamos opinión a los expertos y saquemos nosotros nuestras propias conclusiones. Al fin y al cabo, nosotros tenemos el poder de decidir.