lunes, 20 de enero de 2014

Es hora de cambiar, ¿queremos?


El río baja revuelto. Twitter está que echa humos, al menos dentro de mi pequeña esfera sanitaria. ¿Y por qué? Porque 2014 es el año de los cambios, de las renovaciones o de la continuidad (más de lo mismo), el tiempo nos dará la respuesta.

En el 2014 están previstas elecciones a varios Colegios Oficiales de Farmacéuticos (COF). En este año los colegiados debemos elegir a las juntas directivas de los COF de Madrid, Málaga, Alicante y Valencia. Quién sabe si no se anima alguno más. Para algunos de nosotros esto es una verdadera novedad, no hemos vivido ningún proceso electoral en nuestros años de profesión. De hecho, yo personalmente, desconocía que se pudieran elegir democráticamente a nuestros representantes, porque en mis diez años de experiencia profesional, nunca había vivido un proceso de este tipo.

www.cece.gva.es


Me vais a permitir que me centre en el proceso electoral de Madrid, porque es el que me toca más de cerca. Sólo decir que, tanto en las elecciones de Málaga como en las de Alicante, se presentan dos compañeros míos muy implicados con la profesión. En Málaga tenemos a la gran Teresa Martín Giménez (@teresamartingim), una farmacéutica con una amplia experiencia profesional, dedicada por y para los pacientes y, como ella misma se define, trabajando por una candidatura que nunca ha pisado moqueta, que se implican por la profesión y que lucharán por defenderla. En Alicante podemos ver al gran Carlos Alonso (@farmacarlos), un gran farmacéutico, compañero y amigo. Comunicación, transparencia y profesión son los lemas de su campaña. Sin duda, el COF de Alicante ganaría mucho teniendo a Carlos al frente. En cuanto a las elecciones al COF de Valencia, poco puedo decir de los candidatos ya que no les conozco, y es por eso por lo que no puedo opinar.

Como ya he dicho, me centro en Madrid por ser el COF que me afecta de pleno. Ya he dicho que, en todos mis años de profesión, nunca he vivido unas elecciones. Esto ha sido así porque nunca ha habido más de un candidato, siempre se ha hecho una continuidad de la junta, no ha habido lucha. Sin embargo, este año (vete tú a saber por qué), nos encontramos con cuatro candidatos (si no aparece alguno más). Hemos pasado de tener un colegio monárquico (se hereda de padres a hijos, permítanme el símil), a una carrera de autos locos (sálvese quien pueda).

fordmoledoacanarias.blogspot.com


El hecho de que haya cuatro candidaturas puede parecer bueno, al menos al principio. Podemos pensar que en la variedad está el gusto, que puede haber muchas opciones para elegir. Pero yo tengo otra lectura. Para mí esto no es más que el reflejo de lo que llevo diciendo desde que soy farmacéutica: estamos más desunidos que nunca. Cada uno tira por su carril y en su propia dirección. Creo que da una imagen equivocada de lo que aquí está pasando realmente. Alguien que no conozca lo que se cuece dentro de los COF, puede pensar que se trata de la gallina de los huevos de oro y que todos quieren meter la mano en la cesta. Creo que, al haber tantos candidatos, aporta inseguridad al colegiado y esto puede hacer que no quiera implicarse y pase de las votaciones, es decir, que no logremos el cambio que muchos de nosotros deseamos.

Aunque oficialmente no estamos en campaña, el juego ya ha comenzado. Y como no podía ser de otro modo, las redes sociales son las grandes protagonistas. Twitter se está convirtiendo en el patio de juego para los candidatos y sus afines. La duda que me corroe es, ¿jugaremos limpio o sacaremos la basura a la calle? Hasta ahora la educación parece imperar, pero me temo que a medida que se acerque la fecha clave (23 de marzo), las conversaciones se irán encendiendo y espero que no se pierdan los modales y que el “fair play” sea el gran protagonista. Que poco me gusta andar por tierras movedizas, y la política (mas bien el poder acceder a ella) es un terreno de lo más pantanoso.

Tenemos cuatro candidatos: Marichu Rodríguez (ex presidenta de la Sociedad Española de Farmacéuticos Comunitarios), Luis González (actual secretario de la junta del COF), Ana María Quintas (presidenta de la Sociedad Española Médico-Farmacéutica de Terapias Emergentes y actual vicesecretaria del COF), y Alexia Lario (presidenta de ADEFARMA). Por amistad y por todo el cariño que le tengo, me van a permitir que me centre en la candidata Marichu (@marichurod). Del resto de candidatos poco tengo que decir ya que no les conozco en profundidad. Sólo espero que se comporten de una forma correcta y que realmente defiendan lo que están diciendo y que las palabras no se las lleve el viento.

Para quien no conozca a Marichu, decir que es una mujer que ama su profesión, la farmacia es su vida. En cada proyecto en el que se implica, pone su alma en ello. Puedo decir de primera mano, que sus palabras se convierten en hechos. Cuando tiene un objetivo, lucha con uñas y dientes. El lema de su campaña es “Esta es la candidatura de todos los colegiados”. No lo dice por decir, sé perfectamente que quiere la implicación de todos y cada uno de nosotros. Le avalan muchos años de experiencia a su espalda. Desde SEFAC ha luchado por hacer que el farmacéutico comunitario esté donde tiene que estar. Si sale ganadora, desde el COF seguirá luchando por eso. Pero no se quiere centrar única y exclusivamente en el farmacéutico de farmacia. Farmacia es una carrera polifacética. Podemos encontrar un farmacéutico en muchos eslabones de la cadena sanitaria (oficina de farmacia, hospital, industria, administración…). Todos ellos son los protagonistas de su campaña. Todos cuentan, todos tienen algo que decir, y Marichu quiere luchar por todos y cada uno de ellos.

Para que comprobéis que no lo digo por decir, os dejo los distintos enlaces donde podéis comprobar por vosotros mismos que lo que os estoy contando es verdad. Ésta es la lucha de Marichu y toda su gente:

·
Para ir acabando (al final me he enrollado más de lo que quería), decir que no me gusta la política. Creo que el poder puede desvirtuar a la persona más honrada y eso no me gusta. Muchos políticos sólo nos dicen lo que queremos oír, y luego hacen lo que les da la gana. No dan confianza alguna. Por eso se deben acotar los mandatos y no permitir presidencias de herencia ni continuidad. El tiempo nos pide cambios, las profesiones evolución. Nuevos aires se atisban en el horizonte, aires de cambio y esperanza. Abramos las ventanas y dejemos que nos renueven el aire que respiramos. Es bueno para nosotros, es bueno para el futuro.

www.9smag.com