martes, 8 de octubre de 2013

Primeros auxilios en farmacia

     El pasado día 6 de octubre, casi un centenar de farmacéuticos tuvimos la posibilidad de disfrutar de una jornada sobre Primeros Auxilios. Este hecho fue posible gracias a la colaboración entre Facor Sefac Madrid (con su presidenta Alicia González Rodríguez al frente, así como gran parte de su junta directiva) y Cruz Roja Colmenar Viejo La jornada fue dirigida por nuestra compañera y amiga Paola González (miembro de la junta directiva de Facor Sefac y voluntaria en Cruz Roja). 


Entre los asistentes tuve la oportunidad de ver a muchos amigos y compañeros. Pero también vi muchas caras nuevas, y lo que es mejor, muchísimos farmacéuticos recién licenciados o a punto de terminar la carrera. Gente joven, sangre fresca con ganas de aprender y dar más valor a nuestra profesión. Tuvieron la oportunidad de conocer a SEFAC, una sociedad científica que trabaja por el desarrollo del farmacéutico como profesional sanitario, la cual no deja de involucrarse en todas aquellas actividades en las que un farmacéutico pueda actuar. 

Volviendo a la jornada he de decir que fue todo un éxito, una experiencia única. Yo nunca había asistido a ningún curso de primeros auxilios y la manera en que Cruz Roja Colmenar Viejo lo organizó me pareció del todo acertada. La jornada tuvo su parte teórica intercalando con clases prácticas, lo cual lo hizo muy ameno. La jornada sirvió también para valorar, aún más si cabe, el trabajo de todos los profesionales ante una emergencia. Son situaciones difíciles en las que hay que actuar de una forma muy protocolizada para lograr salir airosos de esa situaciónVoy a pasar a hacer un pequeño resumen de todo lo que se dijo en esta jornada. Por supuesto, lo mejor es haberlo vivido en directo y, ante el éxito que tuvo la jornada, estoy segura que se va a repetir en un futuro (espero que se pueda llevar a cabo en otras ciudades y delegaciones de SEFAC). Se me olvidaba comentar que la jornada estaba abierta a todo aquel farmacéutico que quisiera asistir, sea o no miembro de SEFAC. Ha sido un gran escaparate para todo aquel que no conozca SEFAC.

En muchos momentos el farmacéutico comunitario pasa a ser el primer eslabón en la cadena asistencial. Este hecho hace que debamos adquirir unos mínimos conocimientos en primeros auxilios. El hecho de que se nos identifique con una cruz, hace que en ocasiones se de por sentado que vamos a tener los conocimientos necesarios para realizar un primer auxilio en caso de una emergencia.

Ante un accidente nos podemos encontrar con dos situaciones bien definidas:

  • URGENCIA: no existe riesgo vital inminente, se puede demorar un poco la asistencia. 
  • EMERGENCIA: existe riesgo vital inminente. Se encuentran comprometidas las constantes vitales del individuo. 
Los Primeros Auxilios son los tratamientos iniciales que deben darse a un herido o paciente que sufra un repentino problema de salud hasta que se produzca la llegada de los servicios de emergencia.

Las premisas de actuación son: 
  • Lo primero es nuestra propia seguridad. Si yo no estoy bien, no podré atender eficazmente.
  • Evaluar la situación e identificar cualquier peligro potencial.
  • Aproximarse al lugar sólo si es seguro.
  • Si es posible, asegurar a la víctima y testigos.
  • Si la aproximación a la víctima es peligrosa, llamar a los servicios de emergencia y esperar su llegada.
  • Como norma general, no mover a la víctima. Sólo deberá ser movida si existe un peligro incontrolable o un riesgo vital inminente. 
A la hora de actuar se debe seguir la Conducta PEAS: proteger-evaluar-alertar-socorrer.

En primer lugar debemos proporcionar unos primeros auxilios psicológicos. Debemos tener mucho cuidado con el lenguaje no verbal, nunca debemos prejuzgar a la víctima. Las mentiras están totalmente prohibidas, debemos informar al paciente de lo que ha ocurrido. No se debe dar alimentos o bebidas, e informar en todo momento a los servicios médicos.

¿Cómo actuar ante una víctima inconsciente? Si la víctima no responde a nuestros estímulos, debemos gritar pidiendo ayuda. Pondremos a la víctima sobre su espalda y abriremos la vía aérea mediante la técnica frente-mentón. Una vez abierta la vía y comprobando que no hay ningún objeto que obstruya el canal de aire, debemos Ver Oír y Sentir la respiración del paciente. 

Si está respirando normalmente, lo pondremos en la Posición Lateral de Seguridad, llamaremos al 112 y comprobaremos que sigue respirando. Debemos asegurarnos que la posición lateral de seguridad sea correcta para que la lengua de la víctima no caiga hacia atrás y le provoque una asfixia.
http://mediblogdefamilia.wordpress.com/


Si el paciente no respira, debemos ponernos de inmediato con la maniobra    RCP (reanimación cardio pulmonar). Para ello realizaremos ciclos que comprenden 30 compresiones torácicas y 2 ventilaciones. Las compresiones torácicas se hacen colocando el talón de una mano en el centro del pecho y la otra mano justo encima. Se entrelazan los dedos y se comprime el pecho unos 4-5 cm de profundidad. Para llevar bien la cadencia de compresión es bueno contar de mil en mil (1001, 1002, 1003...). Cuando sea posible, se debe relevar al socorrista que hace la RCP cada 2 minutos, para evitar agotamiento y fallo en la compresión. Las dos ventilaciones pueden hacerse boca a boca (asegurando que la nariz queda bien tapada para que no se escape el aire), o boca-nariz (asegurando en este caso que es la boca de la víctima la que queda bien tapada). Las ventilaciones serán efectivas si vemos que el diafragma se eleva. 
www.educando.edu.do 

Las técnicas de RCP en adultos pueden ser efectivas si se utilizan en niños. En este caso las compresiones serán 1/3 de la profundidad del pecho y se harán con una sola mano.

Si disponemos de un desfibrilador automático a mano, debe ser utilizado de la manera más inmediata. Mientras uno de los socorristas va haciendo la maniobra RCP, otro va preparando el DESA. Estos aparatos vienen con unas instrucciones muy claras y sólo debemos seguir los pasos que se nos va indicando. Encendemos el aparato y colocamos los electrodos sobre el torso desnudo de la víctima. En ese momento el DESA se pone a analizar el ritmo, es muy importanto NO TOCAR A LA VÍCTIMA para no alterar el análisis. Se va a proceder a realizar una, debemos mantenernos alejados. El DESA nos indicará si es necesario seguir o no con la RCP.

Este tipo de aparatos es altamente eficaz con lo que aumentamos las posibilidades mejora en la víctima. Podemos encontrar estos aparatos en numerosos establecimientos (centros comerciales, polideportivos, centros de salud, etc.). El DESA puede usarse en niños mayores de 8 años, de la misma forma que para los adultos. Si tienen edades comprendidas entre 1-8 años deberemos usas los electrodos pediátricos. Para niños  menores de 1 año, sólo debemos utilizarlo si así lo indica el fabricante. 

Durante la jornada, también nos hablaron de como actuar ante hemorragias y heridas diversas. Pero como creo que ya me he alargado demasiado, esos temas los vamos   a dejar para próximos capítulos. Una vez más, quiero dar  las gracias a la organización por hacernos partícipes de una maravillosa jornada sobre Primeros Auxilios. Enhorabuena por el trabajo bien hecho!!!