sábado, 3 de agosto de 2013

Vigilando a los medicamentos

Ayer salió publicada en el diario El Mundo una notica diciendo que la FDA advierte de riesgos para la piel asociados al Paracetamol. La reacción adversa se asocia a las dosis recomendadas del paracetamol, ocasionando problemas dermatológicos poco frecuentes. Las lesiones son poco habituales y van desde la aparición de ampollas o erupciones, hasta enfermedades como el Síndrome de Stevens-Johnson o la Necrólisis Epidérmica Tóxica, requiriendo a veces hospitalización e incluso pudiendo ser fatales. 

"Esta nueva información no pretende preocupar ni a los consumidores ni a los profesionales sanitarios, ni tiene la intención de optar por cambiar de medicamentos", informan desde la administración norteamericana. Lo que pretende es que se esté atento y se sea capaz de reconocer estas reacciones con el fin de evitar males mayores.

Esta notica me ha recordado que recientemente se ha aprobado el Real Decreto 577/2013, por el que se regula la farmacovigilancia de medicamentos de uso humano. La farmacovigilancia es una actividad de salud pública que tiene por objetivo la identificación, cuantificación, evaluación y prevención de los riesgos asociados al uso de los medicamentos una vez autorizados. Ante cualquier sospecha de reacción adversa, los profesionales sanitarios tienen la obligación de notificarla. Así mismo, los ciudadanos podrán notificar dichas reacciones adversas, bien poniéndola en conocimiento de un profesional sanitario, o bien directamente al Sistema Español de Farmacovigilancia.

Como ya he mencionado anteriormente, toda nueva información asociada a un medicamento no tiene por objeto alarmar a la sociedad ni crear un riesgo innecesario. Tiene como fin asegurar un uso racional del medicamento con el fin de preservar la salud y seguridad de los consumidores, tal y como se define en la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos.

Por tanto, todos los ciudadanos y profesionales sanitarios debemos estar atentos a todo cuanto sucede a nuestro alrededor garantizando así un estado de bienestar social que nos permita salvaguardar nuestra salud y la de quién nos rodea. Así que estemos bien atentos y no dejemos de "Vigilar a los medicamentos".