lunes, 17 de febrero de 2014

Un Congreso de Alta Tensión

Hace unos días saltaba la noticia: “Alertan de que los efectos de la hipertensión podrían ser tan devastadores como el SIDA”. Sólo con leer el titular, uno ya se asusta. Comparar la hipertensión arterial con el SIDA, una enfermedad que ha causado (y sigue causando) tantos estragos en la sociedad, es un tema muy serio a la par que preocupante.

biologialiceo1nocturno.blogspot.com


¿Y por qué hacen esta comparación? Parece ser que, según los investigadores que han hecho estas declaraciones, se tiende a infravalorar el impacto sanitario de la hipertensión arterial, una patología que en los próximos veinte años podría exceder en número de víctimas a las atribuidas por el SIDA.

Según este artículo la respuesta de los gobiernos a la epidemia mundial de la hipertensión parece algo mejor que la que se hizo frente al VIH/SIDA hace dos décadas. Sin embargo, hace falta que se haga un mayor esfuerzo para evitar que esta nueva epidemia acabe con la vida de millones de personas. El VIH es una de las principales prioridades de la salud mundial, y es reconocida como una seria amenaza para muchos países en desarrollo. Mientras que la hipertensión es vista como una enfermedad propia de Occidente, y por tanto de poca relevancia para países en vía de desarrollo, a pesar de que las evidencias acerca de la prevalencia en estos países han aumentado.

La hipertensión es una enfermedad no transmisible asociada a factores como la obesidad, la falta de ejercicio o una dieta deficiente. Todos estos factores definen claramente a una sociedad que vive en países con un nivel de desarrollo alto. Sin embargo, debido a la globalización que estamos viviendo en estos últimos tiempos, las malas costumbres también se contagian. Muchos países en vías de desarrollo, que están empezando a prosperar, están transmitiendo a sus habitantes esta forma de vida occidental. Este hecho hace que enfermedades muy relacionadas con unos hábitos de vida no saludables (tipo hipertensión, diabetes, enfermedades coronarias) se vean claramente aumentadas en este tipo de sociedades.

www.nutricion.cr


La mejor herramienta para atacar la hipertensión es la prevención. Y la mejor manera para prevenirla es educando a la población de los peligros que conllevan este tipo de malos hábitos. La educación para la salud ha de ser uno de los objetivos primordiales en los programas de política sanitaria de todos los países.

La educación debe ser llevada a cabo por todos los protagonistas que ejercen dentro de la cadena sanitaria (médicos, enfermeros, farmacéuticos, entre otros). Para poder comunicar hay que estar bien formado. Como profesionales sanitarios nuestra formación ha de ser continua. Los congresos son una buena plataforma para acceder a esa formación.

En los días 26, 27 y 28 de marzo va a tener lugar en Madrid, la 19ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH_LELHA). Esta cita se convierte cada año en el encuentro nacional de referencia en la investigación de la Prevención del Riesgo Cardiovascular y su manejo en la práctica clínica diaria. Estas jornadas nos permiten tener una visión completa de la enfermedad cardiovascular, desde los mecanismos fisiopatológicos implicados en la misma hasta la práctica clínica, pasando por la implicación comunitaria de la enfermedad crónica.


Por segundo año consecutivo, los farmacéuticos comunitarios tenemos una cita pendiente con estas jornadas. Gracias a SEFAC, se ha logrado la implicación del farmacéutico en este congreso. El día 26 de Marzo tendrá lugar la 2ª Jornada para Farmacéuticos Comunitarios. Somos una pieza clave en la cadena de atención sanitaria. Con  Congresos de este tipo, se nos permite poder demostrarlo a la sociedad. Dada la importancia de esta cita, espero poder contar con la presencia de muchos de vosotros. Debemos hacernos valer porque somos profesionales capacitados. Es hora de demostrarlo.

www.canstockphoto.es